El copero: Graciany Miranda Archilla

 

Antes estaba prohibida la cerveza
como ahora está prohibida la honra
pero don Manolo Quiñones pasaba leyes
extranjeras por los Países Bajos fermentaba
lúpulo d balas con nombre de cerveza
y nosotros dioses entonces apurábamos
el néctar saboreando a lengua batiente
aquella voz d burro claro.

Ningún pájaro trina donde vive el copero
que fermentaba infierno en una cuba y gloria
nos servía hora tras hora hasta
ver nacer oloroso a pan fresco el día
luciendo una chamarra de alas

No está la verdad en los libros
sino en la página no escrita
ni la belleza d las palabras poetas
ni la belleza en las palabras

Era cuando Clemente Soto Vélez Archipámpano
d Zíntar
Antonio Cruz y Nieves
Alfredo Margenat Margari
Juan Náter parecido a un pichón con hambre
Juan Calderón Escobar una mole
René Goldman
Oliver Shaw
Pedro Carrasquillo San Pedro del Atalaya
y el Mistagogo apellidado En Ayunas
iban a La Marina que aquel ángel guarde cuando
existían los ángeles
número tal o cual
calle Isabel
Mistagogo cantaba Islabel
a tomar balas hacer gárgaras d balas
y a roncar poemas.

Allí el copero don Manolo Quiñones
casi contrabandista
casado
y más soltero que la gloria
destapaba jarras d noche cuyo ruido
al ser desvirginadas producía más estruendo

que una mala palabra bien echada

Paf y temblaba San Juan con todos sus ídolos
pef y Mefisto sacaba fuego d su pata quebrada
pif y la mar lanzaba su estornudo d espumas
contra las murallas por la saliva
aún no profanadas
pof y Juan Calderón Escobar bailaba con una
libélula monte bailando
puf y el copero d brazos velludos
reía como chivo

Tiempo en que las melenas caían sobre
los hombros los bastones
eran largos como los postes d la luz la locura
movía el rabo d perro por las esquinas
y las camisas rojas y negras
hacían fruncir entrecejos volando borracheras
como mariposas

Depués nos llegaron Fernando González Alberty
y Luis y Samuel ángeles*
d Lares
vientre d patria
LARES
y creció la tángana hacia el futuro
capitaneado por júcana
la tángana siempre bautizada
por el copero don Manolo Quiñones
casi contrabandista
casado
y más soltero que la gloria

Ningún pájaro ha trinado donde vive el copero
quizá porque se nos ahuyentan los pájaros
y la tierra resbala hacia la muerte
como gota de azogue
sin hallar asidero por falta d un copero
un don Manolo Quiñones capaz d fermentarnos
el infierno en su cuba gloriosa y cáspitas.

-(Graciani Miranda Archilla (Morovis, Puerto Rico, 1910) Poeta puertorriqueño. Fue uno de los creadores del atalayismo, movimiento vanguardista basado en la fuerza poética de la imagen. Es autor de Responso a mis poemas náufragos (1930), Sí de mi tierra (1937) y El oro en la espiga (1941).
El monje en el mar
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s