Culpable – Carolina Bustos Beltrán

El sonido del reloj

tiene el alma por fuera

sólo él es la noche

y la noche que se ignora.

Fernando Pessoa

A Rosa Elvira Cely

Hablemos,

pongamos andar relojes,

horas,

números.

Lo que llamemos

tiempo.

(en el que

desaparecí)

Habla de mí.

Cuéntale al mundo

que ayer grité

y

. . .

nadie escuchó.

Desnuda,

rota en pedacitos,

el tejido de mi ropa,

mi cuerpo empalado

escurriendo su dignidad

por un barranco:

abismo de una ciudad sorda.

Cuéntale al mundo

que marqué mil veces

al número;

la cifra;

en la hora que no salva.

El que respondió no supo; no quiso saber nada de mí.

Ese que respondió no comprendió que iba desapareciendo sin querer.

La agonía es un sonido largo

en la espera de:

-“Un momento, ¿dónde dijo que está?”

Se entrecorta la garganta, mi pulmón arde,

mis muslos, mi cabeza, mi pecho, mi vagina, mi SER SIN VOZ,

MI SER CULPABLE,

no cabe en este segundo.

-¿Cuál bolsillo? ni siquiera lo veo.

Quizá también se esfuma para esconder el frio de mis manos.

y la noche que se ignora…

Hablemos

de Montañita

dos niñas gritan.

Y hablemos de la niña tartamuda

que la violó su padre

cada día, cada noche de su infancia

bajo el amparo de su madre.

y el sonido del reloj…

  • ¿Pretende saber dónde estoy?
  • Muriendo.

En la calle 45,

en el edificio de la portería Norte,

en la arena de la playa,

ahí donde las manecillas del reloj no se detienen.

Hoy escribirás

la derrota, la ruina de la justicia

desde tu silencio y la distancia.

Escribirás que sientes

la muerte,

mi miedo,

el dolor que cercena la paz

ruge entre los miembros descuartizados,

de cadáveres de mujeres.

– “C u l p a b l e”

– Eso dijeron.

– “C u l p a b l e”

Me culpan por ser Mujer

macabra condición llamarse Rosa.

Deshojada, marchita y abandonada.

Rosa de cementerio.

Hablaré de ti,

en este injusto minuto que pasó y ya no te nombramos.

Hablaré de ellas

una a una

como las horas que se van.

Voy a contarle al mundo

como fueron sus perversas muertes,

como desaparecieron,

como las culparon por ser mujeres.

No me consuela la lluvia,

ni la brisa que pasa.

Tengo vergüenza de dormir tranquila

mientras ellos nos mienten,

mientras otras son cómplices:

Vergüenza & Burla.

Y nos repiten cual letanía

qué fueron culpables

qué soy culpable

que tú te lo buscaste

y la noche que se ignora…

Carolina Bustos Beltrán, París / La Défense 9h47, 17 de mayo de 2016

 

13250280_10157208718545643_894546991_n

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s